Superhéroes

Escrito por en Más cuentos. Lo leerás en 4 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas

Superhéroes

A eso de las nueve de la noche, Jaime, Álvaro y Fer escuchaban a su padre muy atentos. Con entusiasmo, les leía parte de un cómic y siempre cerraba el tomo en el momento más álgido, en el más intrigante, ¡cuando los villanos iban a hacer algo terrorífico!

Los tres hermanos entre el cansancio y el misterio, soñaban por las noches con finales alternativos donde ellos, ¡qué casualidad!, eran los superhéroes.

Los cuentos, decía su padre, estaban bien pero un cómic de Spiderman, del Capitán América o de Iron Man… era algo superior. La emoción, el peligro, la acción y, cómo no, los superpoderes hacían de los cómics la mejor lectura.

Después del cole, los hermanos se asignaban entre ellos un personaje y jugaban a ser superhéroes. Soñaban con tener una capa que les permitiera volar, con tener un par de lanzatelarañas o el poderoso martillo de Thor. No importaba que lo imaginaran despiertos o dormidos, ellos siempre querían salvar la ciudad.

Leer más…

2

Beni, la osa más generosa

Escrito por en Más cuentos. Lo leerás en 3 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas

Beni, la osa más generosa

En la montaña más bajita del centro de China vivía Beni Yung, una osa panda gordita y peluda. Beni, al igual que el resto de osos panda, comía cada día muchísimo bambú. Pero todos los domingos, como premio por haberse portado bien y haber hecho los deberes que le mandaban en la escuela, su madre le preparaba un pequeño cuenco de arroz con leche, un postre dulce y delicioso que a Beni le volvía loca.

Esta receta era el secreto mejor guardado de la familia Yung. Había pasado de madres a hijas de generación en generación y nunca ningún otro oso panda de la región había logrado descubrir la preparación del arroz con leche.

Cuando Beni cumpliera dieciocho años y fuese mayor de edad, su madre le enseñaría a preparar la tradicional receta de familia. Hasta entonces, cada domingo, Beni esperaba ansiosa en el salón mientras mamá le preparaba en la cocina su postre preferido. La casa se impregnaba a ese olor tan suculento que en cuestión de segundos abría el apetito de la pequeña osa panda.

Leer más…

0

Por Yiya, ¡la luciernaguilla!

Escrito por en Más cuentos. Lo leerás en 3 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas

Por Yiya, ¡la luciernaguilla!Pasteles, chocolate, galletas y helados. Patatas, hamburguesas, pizzas y fajitas. Ramona la luciernagona comía de todo menos fruta y verdura y sus papás estaban muy preocupados.

De vez en cuando puedes darte un capricho y comer un trozo del pastel, ¡el  que más te guste! Pero antes, tienes que comer lo que mamá te pone en el plato. Si no comes fruta y verdura cada día, no tendrás las vitaminas suficientes que tu cuerpo de luciérnaga necesita. Y si no tienes esas vitaminas, tu luz se apagará. Por favor, hija, haznos caso que es importante. ¡Sin tu luz serás una luciérnaga incompleta!‒ le decía su padreabrazándola con todo su cariño y su amor.

Leer más…

0

Feo-Feíto ya no es feíto

Escrito por en Más cuentos. Lo leerás en 4 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas

Feo-feíto ya no es feíto.

Feo-Feíto es un erizo pequeño y juguetón. Lo que más le gusta es el bocadillo de la merienda, aprender trucos de magia y dibujar. Lo que menos la hora del recreo. A Feo-feíto no le gusta nada el recreo. Si por él fuera, nunca habría recreo, y menos en su nuevo cole.

Normalmente cuando todos los niños están en el patio, él espera en clase y pinta paisajes rocambolescos. De vez en cuando, sobre todo los días soleados, juega a las canicas sin más compañía que sus bolas de colores.

No es que sea tímido nuestro pequeño erizo, lleva tres semanas en el cole y ya se ha presentado a todos sus compañeros. El problema es que los demás no quieren jugar con él porque, dicen, siempre arruina la diversión. ¡Pobre Feo-Feíto!

Leer más…

4