Perder el compás

Escrito por en Más relatos. Lo leerás en 3 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas

Perder el compás

Quería ser músico, sacar mil discos, tener fans y ganar premios. Por eso decidí tocar en la calle. No me resultó nada fácil. La timidez me podía… Pero no tenía contactos y si quería que alguien me escuchara, no quedaba otra.

Me coloqué en unas galerías cercanas a la Piazza. Allí si llovía, el amplificador, la guitarra y el micro no sufrirían ningún daño. Además, la acústica era buena y mi música resonaba por todo el pasaje.

Pasaron meses y aunque ningún cazatalentos se interesó por mí, yo seguía intentándolo. Me consolaba pensar que había transeúntes, mayores y pequeños, que se paraban un rato y disfrutaban conmigo de la música. Pero he de reconocer que ese consuelo no era suficiente. Me estaba dejando la piel en aquellas galerías.

Un martes cualquiera, a eso de las siete y media de la tarde, dejó de ser un martes cualquiera cuando ella pasó.
Leer más…

2

¿Viaje a Cuba? ¡Claro, mi helmano!

Escrito por en Más viajes. Lo leerás en 23 minutos.

Viaje a Cuba

Desde que se pone un pie en la isla, uno no deja de sudar. No tanto por el calor que hace, que también, sino por la humedad. Sin embargo, este pequeño inconveniente no debería disuadirte de ir a un lugar donde ¡se siente la música, mi helmano!

Ya íbamos advertidos de que en julio no hace falta llevar ni un solo pantalón largo. Y es verdad, no lo necesitarás. El jersey, como mucho, te servirá para el aire acondicionado del avión y todo lo demás, cuanto más ligero, mejor.

A la ida volamos con la aerolínea Aviación Cubana y aunque el transporte estaba heredado de los rusos y debía ser de la edad de piedra, llegamos a buen puerto.

La primera experiencia con su pausada filosofía de vida la tuvimos nada más recoger las maletas. Tardaron una hora y media .Y es que si algo tienes que llevar a Cuba es paciencia. Son tranquilos, trabajan a su ritmo y por mucho que te alteres, no conseguirás invadir su paz ni acelerar aquello que necesites.

Al salir del aeropuerto, conocimos a Diego y Agustina, una simpática pareja de argentinos ávidos de aventura con los que compartimos nuestro primer taxi a Centro Habana.

¿Primeras impresiones? Palmeras, anochecer y coches chulísimos de los años 50. Una estampa como la de los libros.
Leer más…

2

Sherezade y su piedra de jade

Escrito por en Más cuentos. Lo leerás en 4 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas

Sherezade y su piedra de jade

En un pequeño castillo al pie de las montañas, vivía la princesa Sherezade. Era algo bajita y rechoncha, de pelo castaño, grandes ojos verdes y sonrisa abierta. Tenía unos mofletes tan redonditos y tiernos que su madre en lugar de darle un beso, le daba un pequeño mordisquín en el pómulo haciendo que Sherezade riera a carcajadas. ¡Le hacía unas cosquillas tremendas!

A Sherezade le gustaba hacer excursiones por la montaña, jugar con otros niños, comer hamburguesas y pasar la tarde con su madre, sobre todo cuando volvía de un viaje trepidante.

La tarde en que la reina regresó de la China, tenía mil historias que contar a su princesita, así que encendió la chimenea del gran salón, preparó un chocolate caliente y estuvieron hablando durante horas.
Leer más…

2

Arrugas de vivir

Escrito por en Más relatos. Lo leerás en 2 minutos.

Ilustración: Beatriz Arribas
Arrugas de vivir

Nico estaba sentado en el suelo del salón, al lado de la chimenea de piedra que había construido con diligencia el abuelo en su juventud.

En el pueblo hacía mucho frío y cuando caía la noche era mejor acurrucarse cerca del fuego y divertirse con el parchís o con un buen libro, que agarrar una pulmonía merodeando por la plaza mayor.

Aquella noche las mujeres de la casa estaban de fiesta. En agosto se casaría su tía Ana y todas andaban en la despedida de soltera. Su padre y su hermano no vendrían hasta el domingo, así que Nico y el abuelo se quedaron solos en la casona.
Leer más…

0